TVS PASEANDO POR SEVILLA
PASEO AL CENTRO COMERCIAL POR LAS CALLES FERIA Y PUENTE PELLÓN

Monumentos Hoteles Restaurantes Servicios  Paseando por Sevilla 

Trazado del Recorrido

Feria, Parroquia De Omnium Sanctorum, Feria, Iglesia De San Juan De La Palma, Regina, Plaza de la Encarnación, Puente y Pellón, Lineros, Córdoba y Plaza del Salvador.

Comenzamos el Recorrido

La calle Feria es una de las de mayor personalidad de toda Sevilla. Nace en la Resolana, en pleno corazón del barrio de la Macarena, y muere en San Juan de la Palma, tras un largo y recto trazado, pleno de vivencias humanas y estéticas. Su nombre proviene de la "feria" o mercadillo que se viene celebrando desde hace varios siglos, todos los jueves del año. En las aceras se agolpan los puentecillos, donde se amontonan objetos de toda índole y procedencia, aunque uno de sus mayores atractivos se centra en las antigüedades.

Punto obligado de referencia en la calle Feria es su Mercado de abastos, de animada concurrencia, situado junto a la Parroquia de Omnium Sanctorum. Es otro de los muchos ejemplos de templos mudéjares que se levantan en la Sevilla del siglo XIV. En la Capilla Mayor, y bajo baldaquino que evoca el de la Basílica vaticana de San Pedro, recibe culto la imagen de la Virgen, Reina de Todos los Santos. Esta escultura, debida a Roque de Balduque (siglo XVI), fue muy alterada en el Setecientos por Benito de Hita y Castillo.

Afrontando el ábside de esta iglesia, encontraremos la portada del Palacio de los Marqueses de la Algaba, actual propiedad del Ayuntamiento hispalense. Esta residencia palaciega comenzó a edificarse en el siglo XV, configurándose su aspecto definitivo a lo largo de las dos centurias posteriores.

Siguiendo nuestro recorrido por la calle Feria, llegaremos a la Plaza de los Carros o de Montesión. Aquí podremos visitar la Capilla de Montesión, donde reside la Cofradía de la Oración en el Huerto. Su bellísima Virgen del Rosario ha sido últimamente catalogada como obra anónima del último tercio del siglo XVI. Junto a la Capilla, se alza la iglesia del extinguido Convento dominico de Montesión, cerrada al culto desde hace muchas décadas.

La Iglesia de San Juan de la Palma está situada al final de la calle Feria, muy cerca de la Casa de los Artistas. En este templo mudéjar, muy transformado, reciben culto las imágenes titulares de la Hermandad de la Amargura. La Dolorosa de esta advocación es de las más expresivas de Sevilla, relacionándose su hechura con el taller de Roldán en los primeros años del siglo XVIII. El San Juan Evangelista que le acompaña es obra de Benito de Hita y Castillo en 1760.

En la calle Regina, nombre que le llega por el desaparecido Convento de Regina Angelorum que aquí estuvo situado, comienza el tramo puramente comercial de nuestro paseo. Atravesaremos la Plaza de la Encarnación, para dirigirnos a la calle Puente y Pellón, cuyo trayecto se anima con la presencia de numerosos establecimientos de confección, ultramarinos y jugueterías, siendo especialmente abundantes las zapaterías. Las calles Lineros y Córdoba nos llevarán a la Plaza del Salvador, donde no nos vendrá mal tomar unas gambas en un velador de La Alicantina, mientras contemplamos cómo las palomas se posan en los hombros de la estatua del gran Martínez Montañés.

Síntesis

MonumentoSiglo
Parroquia de Omnium SanctorumXIV
Iglesia de San Juan de la PalmaXIV